Imprimir
(ABC, 22 de marzo de 2005) En el «cibersuicidio» iba a participar, además de los tres universitarios detenidos, una chica llamada «Conchi», de la que se desconocen de momento más da Uno de los tres jóvenes universitarios detenidos en Zamora horas antes de que se quitaran la vida como consecuencia de un pacto al que llegaron a través de Internet, propuso a sus compañeros llevar unos grilletes a la casa rural de Lober donde iban a llevar a cabo sus propósitos para evitar que alguno se arrepintiese en el último momento. Así se recoge en una grabación con cámara oculta realizada por las dos periodistas de una productora, que ayer fueron difundidas en un programa de televisión de Telecinco.

Esas imágenes se obtuvieron durante una cita que mantuvieron en Madrid las informadoras con uno de los implicados, vecino de Gijón. Este joven afirma además que quería suicidarse porque le «aburría la vida» y estaba «cansado». No mostraba, sin embargo, síntomas evidentes de sufrir una depresión. Asimismo, asegura que iban a probar varios métodos para quitarse la vida, sobre todo con monóxido de carbono. Según parece, en el suicidio colecivo iba a participar, además de los tres licenciados universitarios, una chica llamada «Conchi», de la que sin embargo se desconocen por ahora otros datos.

Por su parte, la familia de uno de los jóvenes ha solicitado su traslado al Hospital Central de Asturias, según informaron fuentes de la Junta de Castilla y León. El paciente se encuentra en libertad provisional e ingresado por orden del Juzgado de Instrucción número 5 de Zamora en la unidad de agudos del Hospital Clínico Universitario de Salamanca.

Las mismas fuentes agregaron que se está estudiando la petición de la familia, y en caso de ser aceptada, se trasladará al joven al centro hospitalario asturiano.

Los otros dos detenidos, que son naturales de Madrid, han sido ingresados en unidades psiquiátricas de hospitales de Valladolid y Zamora. El ingreso en distintos centros se debe a la recomendación de los profesionales de la medicina, que consideraron inadecuado que los tres acusados permanecieran en el mismo centro para evitar que mantengan contacto y se reafirmen en su pacto para quitarse la vida conjuntamente.