ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Martes, 20 Agosto 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Matar o no matar PDF Imprimir E-mail

(ABC, 30 de marzo de 2005 - Ignacio Sánchez-Cámara). El veredicto judicial que ordena suprimir la alimentación artificial y, por lo tanto, decide la muerte de Terri Schiavo se basa en tres argumentos:

vegeta como un fósil y su situación es irreversible;
el representante legal es su marido y ésa es su voluntad;
y, según éste, ella declaró, por supuesto antes de sufrir la parálisis cerebral, su deseo de no vivir artificialmente.

Los tres son endebles; el primero, insostenible, al menos en su primera parte. Mas, aunque alguno fuera válido, no prevalecería sobre el deber de conservar la vida. La eutanasia es ilícita moral y jurídicamente. No lo es evitar el empleo de procedimientos médicos excepcionales que puedan ser calificados como «encarnizamiento terapéutico».

Pero en este caso no se dan: la alimentación asistida es un procedimiento normal de conservación de la vida, que, por cierto, se considera lícito y aun obligatorio en los casos de huelga de hambre. Incluso quienes defienden la eutanasia exigen el consentimiento expreso del enfermo. Por lo demás, si la vida de Terri, en contra de lo que afirma, por ejemplo, su madre, es puramente vegetativa, no sufre. ¿Qué sufrimiento se trata entonces de evitar? La vida humana no es un bien disponible. No existe un derecho a quitarse la vida ni a quitarla, como en este caso, a otra persona.

Pero aún suena más absurda la cosa si empleamos el lenguaje de los deberes. ¿Tiene sentido hablar de un deber de matar? Y la moral y el Derecho se ocupan también de los deberes. Ni juzgo, ni condeno a nadie. Expreso el criterio de mi conciencia, que no depende de ningún sufragio ni encuesta. Ni hay un derecho a quitar la vida a Terri, ni existe un deber, ni es lo mejor que cabe hacer. Matar o no matar; he ahí el problema. Y dejar morir de inanición es, se mire por donde se mire, matar.

 
Relacionados