Portada Aspectos Médicos Cuidados paliativos y sedación terminal "Con cuidados adecuados, la eutanasia solo es anécdota"
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Lunes, 30 Marzo 2020
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

"Con cuidados adecuados, la eutanasia solo es anécdota" PDF Imprimir E-mail

(Ultima Hora, Paraguay, 5 de junio de 2005). El Doctor Gómez Sancho, especialista en Medicina Paliativa, afirma que los avances tecnológicos han generado "una especie de delirio de omnipotencia" en los médicos, quienes ?al mismo tiempo? han ido alejándose del "contacto personal" con el paciente, especialmente con aquellos con enfermedades incurables.

Hablamos del doctor Marcos Gómez Sancho, creador y director de la Unidad de Medicina Paliativa, Hospital de Gran Canaria, Doctor Negrín (España), quien se encuentra en el país participando del Primer Congreso Paraguayo de Medicina Paliativa, que culmina hoy en el Hotel Granados Park.
El autor de numerosos libros y titular de varias organizaciones en esta especialidad en España afirma que la "medicina de avanzada" ya no es la que utiliza mayor tecnología, sino aquella que recupera el "humanismo" de los profesionales médicos.
Explica que esta ciencia "no se ha preocupado mucho" de los enfermos incurables y asegura que vivimos en una sociedad que niega la muerte y así también "a los enfermos próximos a ella".

?¿De qué se trata la medicina paliativa?
?Es una modalidad asistencial que tiene como objetivo la atención de los pacientes que no pueden curarse. Esto conlleva la atención a los problemas físicos, pero también sicológicos, sociales y emocionales del paciente y sus familiares; es una atención integral.

?¿Es una alternativa a la eutanasia?
?Lo que puedo decir es que en todos los sitios donde hay buenos servicios de cuidados paliativos, la demanda de eutanasia no pasa de ser una simple anécdota. Pero la alternativa no es hacerles caso y acabar con su vida, sino empezar a darles los analgésicos y medicamentos necesarios para aliviar su dolor y malestar.

?¿Es más bien una respuesta para este tipo de pacientes?
?El primer paso para dar respuesta a las necesidades de los enfermos es administrarles una óptima y adecuada atención y no empezar a analizar si podemos o no despenalizar alguna forma de acabar con ellos, de acelerar su muerte. Porque lo que el paciente pide ?entre líneas? con eso (eutanasia) es que se ocupen de él, que le alivien el dolor, que no se le considere una carga para la sociedad, que no le abandones y ayudemos a sus familiares.

?¿Los cuidados paliativos plantean nuevos desafíos a la medicina?
?Hoy por hoy, la medicina de avanzada ya no es la que utiliza más aparato y tecnología, sino la que recupera el humanismo médico, eso que hemos perdido tanto los médicos, y que ?sin embargo? es lo que necesitan los enfermos. En las últimas décadas se han desarrollado tanto la medicina que ha generado en los médicos una especie de delirio de omnipotencia, y en los ciudadanos también una especie de delirio de inmortalidad, muy lejos de la realidad.

?¿La medicina se ha hecho muy tecnológica?
?Entonces vivimos en una "biocracia médica" en la que prácticamente nos fijamos solo en los aspectos biológicos y físicos del enfermo. Es decir, nos centramos en el hígado y no nos acordamos de que quien sufre no es el hígado, sino Juan Pérez, quien es el dueño del hígado. Entonces, utilizamos muchos aparatos y hablamos menos con los enfermos y les escuchamos menos.

?¿Qué otras razones influyen en el "abandono" de esta especialidad?
?También tiene que ver en la propia cultura en la que vivimos; una cultura de omnipotencia, de inmortalidad, de triunfadores de la vida; una crisis de valores muy importante, donde la muerte se niega, se rechaza, se oculta, se esconde.

?¿Cuál es la práctica médica que propone esta especialidad?
?Hay que usar los aparatos necesarios, pero hay que volver a escuchar a los enfermos que necesitan que se les escuche, volver a hablar con ellos, darles la mano, tener un contacto; todo eso hay que recuperar. No se puede seguir mirando al enfermo como un número, como un órgano enfermo, sino como un ser humano que sufre en su totalidad, con necesidades muy concretas.

 
Relacionados