(La Gaceta de los Negocios, 18 de octubre de 2005). Los asuntos de bioética son un continuo motivo de preocupación para los legisladores europeos. José Miguel Serrano aborda en su libro ?Los retos jurídicos de la bioética? los desafíos que plantean los avances científicos.

¿Por qué un libro sobre los retos jurídicos de la bioética en este momento?
La revolución biotecnológica plantea una serie de retos al Derecho en cuanto a que ahora se pueden realizar acciones que eran imposibles hace unos años y eso nos obliga a un esfuerzo de adaptación. Pero probablemente el mayor reto es romper la diferencia tradicional entre cosa y persona. A medida que crece nuestra capacidad de manipulación de lo humano, nos arriesgamos a perder la noción de dignidad humana.

¿Cómo deben plantearse los límites éticos en iniciativas que redundan en beneficio de la humanidad?
Realmente no hay crimen humano que no esté justificado por un argumento de beneficio. Por ello, al analizar una determinada acción debemos centrarnos en su objeto concreto. Por ejemplo, al denominar terapéutica una determinada investigación, ésta lo es por los beneficios que reporta directamente al sujeto de la investigación. Si lo destruyese en aras de un hipotético buen futuro, eso sería un crimen.

Para la investigación con células troncales, ¿es imprescindible utilizar embriones humanos o podría hacerse de otra manera?
La cuestión de la medicina regenerativa es paradójica. Hasta el momento en ensayos clínicos se han obtenido resultados esperanzadores con células troncales procedentes de adultos, ninguno con células procedentes de la destrucción de embriones. Pese a ello se insiste en sucesivos cambios de la ley para reducir la protección de la vida prenatal. Parece que el objetivo prioritario es el acceso a la investigación sobre embriones en una forma que no habría sido tolerada si no se hubiese construido la "máscara" de la terapia.

¿Qué implicaciones jurídicas se derivan de una posible despenalización de la eutanasia?
La despenalización con procedimiento médico es una legalización en toda regla y obliga a distinguir, desde el punto de vista público entre aquellas vidas que merecen la pena ser vividas y otras que no. Es en las segundas donde se legaliza la eutanasia.