Portada Noticias 2004 Francia aprueba una medida para «dejar morir» a los enfermos terminales
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Viernes, 23 Agosto 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Francia aprueba una medida para «dejar morir» a los enfermos terminales PDF Imprimir E-mail

(La Razón, 1 de diciembre de 2004). La Asamblea Nacional francesa aprobó ayer, casi por unanimidad, la proposición de ley para «dejar morir» a los enfermos terminales, con 548 votos a favor y sólo tres abstenciones. Sin aprobar la eutanasia activa, el Gobierno conservador galo ha buscado una salida legal que permitirá «dejar morir» a los enfermos que así lo deseen y que sean mantenidos con vida artificialmente.

[Ver noticia en Aceprensa]
[Entrevista a la Ministra de Sanidad]

El ministro de Sanidad, Philippe Douste-Blazy, reconoció recientemente que «hay unos 150.000 enfermos al año que son desenchufados» de los respiradores artificiales que los mantienen con vida. Una cifra que se repite cada año, «fuera de cualquier marco legal». «Hay que acabar con esta hipocresía», dijo. Cuando un paciente en estado grave «decida limitar o interrumpir el tratamiento, el médico deberá respetar su voluntad después de haberle informado de los riesgos de su decisión».

Afección grave e incurable. Los enfermos deberán estar «en grado avanzado o terminal de una afección grave e incurable», estipula la norma. La ley no despenalizará la eutanasia ni cubrirá legalmente el suicidio asistido, pero sí recogerá el deber médico de «respetar la voluntad del paciente» si éste desea que cese el «tratamiento» que recibe.
«Ni statu quo ni eutanasia, este texto de progreso, aceptado tanto por las iglesias, como por la Comisión Nacional Consultiva de Derechos Humanos y la Academia de Medicina propone una tercera vía, una vía francesa», defiende el ministro de Sanidad. Si el enfermo está inconsciente, la decisión podrá ser tomada «de forma colegial» por el equipo médico, junto a la opinión de persona de confianza o los allegados del paciente. Las personas podrán dejar escrita su decisión por anticipado, pero será válida si ha sido firmada tres años antes de quedar en estado de inconsciencia.
«Los actos de prevención, investigación o cura, cuando sean inútiles, desproporcionados o no tengan otro efecto que el mantenimiento artificial de la vida, pueden ser suspendidos o no ser adoptados», añade la ley, que no colma las aspiraciones de los grupos pro eutanasia, que aspiraban a que se legislase la posibilidad de dar fin activamente a la vida de un enfermo incapacitado.

[Ver declaraciones de la Ministra de Sanidad, Elena Salgado, sobre esta ley]

 
Relacionados