ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Lunes, 17 Febrero 2020
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

Los riesgos de la eutanasia PDF Imprimir E-mail
(Revista Arbil, nº 110, Febrero de 2007)

Como pocos, el tema de la eutanasia muestra algunas de las reales consecuencias del llamado humanismo laicista, en razón de obedecer a una antropología completamente distinta y, en buena medida, opuesta a la del humanismo cristiano. Y aun cuando para otros debates ético-jurídicos actuales no se perciba así, todos tienen esta misma raíz filosófica

La eutanasia puede ser abordada desde varios puntos de vista, aunque resulta común que se invoque la libertad individual como principal argumento en su defensa: nadie mejor que el sujeto para decidir si desea seguir viviendo o no, por lo que se trataría de un asunto estrictamente personal e incluso íntimo.

No obstante, para intentar aclarar las cosas, conviene no contemplar este problema desde la óptica de quién decide y del ejercicio de su libertad, sino más bien respecto de lo decidido, esto es, del objeto sobre el cual recae dicha decisión.

En efecto, se argumenta que la vida sería un bien disponible para el sujeto, al tener un valor completamente subjetivo. Además, suele darse por descontado, al considerarlo evidente, que sólo el sujeto y nadie más que él tendría esta prerrogativa, algo así como un derecho de propiedad absoluto sobre su propia vida.

Sin embargo, se olvida que toda materia disponible u opinable es de tal naturaleza, que a la postre, cualquiera puede decidir a su respecto, pues se trata de algo prescindible, sin un valor propio o intrínseco, no importando mucho lo que se decida a su respecto. Por el contrario, si fuese algo intransable o absoluto, no se lo trataría así.

En consecuencia, lo que puede ser objeto de opinión o disposición por uno, puede serlo también para otros, porque lo que aquí manda –conviene repetirlo– no es la prerrogativa subjetiva y autónoma del sujeto que opta, sino la esencia del objeto o materia sobre el cual dicha opción se ejerce.

El foco de atención debe trasladarse desde el sujeto al objeto porque lo que manda es este último: dependiendo de lo que las cosas son, es que en algunos casos puede disponerse de ellas y en otros, no, y no lo contrario.

Así, por ejemplo, nadie diría que la pedofilia o la esclavitud son materias opinables y disponibles, precisamente por ser intransables.

Por tanto, como lo que manda es el objeto (la realidad en sí), es absolutamente imposible que exista una materia opinable y disponible a su arbitrio y sin restricciones sólo para el sujeto, y que no lo sea a su vez para los demás, porque se insiste, la clave no está tanto en un dominio o potestad del individuo, sino en la naturaleza de las cosas que son objeto de opinión o disposición.

Y al revés: sólo algo absoluto o indisponible en sí mismo está fuera del alcance del arbitrio, incluso para el propio sujeto titular de dicho objeto.

En consecuencia, o la vida es un valor absoluto, sagrado, siendo valiosa en sí misma, independientemente de los intereses de cualquiera, incluido su propio titular, o por el contrario, y de manera inevitable de acuerdo a la más estricta lógica, se transforma en una cosa disponible u opinable para cualquiera, lo cual la hace depender de la voluntad de algunos que incluso podrían superponerse a la del mismo afectado, llegando así a la eutanasia forzada e impuesta por el Estado, como ya está ocurriendo en algunos países.

Max Silva Abbott

 
Relacionados