Imprimir

(AFP, 18 de marzo de 2009)

Luxemburgo se convirtió este martes en el tercer país de la Unión Europea (UE) en legalizar la eutanasia, después de Holanda y Bélgica, con la entrada en vigor de una ley que reduce los poderes del soberano luxemburgués.

Según la ley promulgada el lunes por el jefe de Estado, el gran duque Enrique, publicada este martes en el boletín oficial, a partir de ahora "no se sancionará penalmente y no dará lugar a ninguna acción civil por daños e intereses el hecho de que un médico responda a una petición de eutanasia o asistencia al suicidio".

El texto, adoptado en segunda lectura por los diputados el 18 de diciembre pasado, había provocado la oposición del gran duque, que amenazó con no firmarla.

Para evitar las reticencias del monarca y una crisis institucional, el Parlamento luxemburgués debió modificar la Constitución y reducir los poderes del soberano. Ahora, el soberano no tiene la capacidad de "sancionar" las leyes para que sean válidas, sino que sólo las "promulga". Esta reforma pretende hacer evolucionar a Luxemburgo hacia una monarquía puramente protocolar.

En el seno de la Unión Europea (UE), solamente Holanda y Bélgica legalizaron en 2002 la eutanasia bajo ciertas condiciones.