Portada Noticias 2009 "Todavía hay lagunas éticas al final de la vida"
ConDignidad
Portada | Bibliografía | Agenda | Enlaces | Sugerencias | ConDignidad | Suscripcion | Usuarios | Mapa del sitio
Viernes, 23 Agosto 2019
Temas
En Facebook

Sigue a ConDignidad en facebookPuedes seguir la actividad de ConDignidad en facebook.

"Todavía hay lagunas éticas al final de la vida" PDF Imprimir E-mail
(Diario Médico, 23 de noviembre de 2009)
Son muchos los avances técnicos que se han producido en la atención al paciente al final de la vida, pero aún quedan lagunas de carácter ético que el profesional debe aprender.

Jornadas de Ética Médica celebradas en el Colegio de Médicos

"Aunque se ha avanzado mucho en la atención al paciente la final de la vida, los profesionales todavía ignoramos muchas cuestiones éticas", según José María Rubio, médico internista del Hospital Universitario Virgen de la Macarena, de Sevilla.

Rubio, que ha participado en las Jornadas de Ética Médica celebradas en el Colegio de Médicos de la capital hispalense, organizadas por la Asociación Nacional para la Defensa de la Objeción de Conciencia, ha aclarado que los profesionales sanitarios "actúan de forma correcta ante problemas de difícil solución y el paciente es cada vez más protagonista, pese a que los documentos de voluntades anticipadas no están muy extendidos". Sin embargo, aún siguen existiendo ámbitos que cubrir y mejorar, como por ejemplo, "la impotencia que aún sienten los profesionales para comunicarse con el paciente".Rubio también ha abordado la objeción de conciencia en el final de la vida y ha aclarado que "es un derecho y como tal debería ser legislado, pero también se trata de un deber que obliga al profesional. Hay que tener criterios y saber por qué se objeta, pero este derecho no puede ser un recurso personal, pues te puede llevar incluso a una situación de sacrificio personal".

Por su parte, Javier Rocafort, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, ha recordado que la atención al final de la vida "no sólo obliga a los médicos, sino también a todos los profesionales que intervienen en la asistencia". Los cuidados paliativos son "un problema de índole sanitaria prioritaria para cualquier Administración", por lo que hace falta que las entidades públicas "crean en la eficacia de los paliativos".

Rocafort, que explicó las diferencias entre sedación paliativa y eutanasia, dijo que el concepto de muerte digna que se emplea en la ley andaluza sobre atención al final de la vida -actualmente en tramitación en el Parlamento autonómico- "es confuso porque morir dignamente supone vivir con dignidad hasta el último momento". El término muerte digna "abarca algo más que la mera ausencia de dolor y de otros síntomas".

Por eso, la misión de los cuidados paliativos "es intentar rescatar la parte de buena vida que le queda a un paciente terminal".

Demasiadas pruebas

El último de los participantes de la mesa, Antonio Galbis, presidente del Comité de Deontología del Consejo Andaluz de Médicos, hizo un análisis de la ley andaluza de muerte digna. "Una de las cosas que se echa de menos en la normativa es alguna referencia al Código de Ética y Deontología de la Organización Médica Colegial". Además, la norma andaluza "trata de evitar el encarnizamiento terapéutico, que en realidad no se produce". Galbis ha explicado que más que encarnizamiento terapéutico habría que hablar de "encarnizamiento diagnóstico", pues cada vez se prescriben más pruebas, entre otras razones, para evitar demandas.

 

 
Relacionados