La OMC apoya la declaración del CPME Imprimir
Aunar criterios a escala Internacional sobre los temas que preocupan a la sociedad y analizar los asuntos específicos que afectan a la profesión. Esta fue la finalidad de la reunión celebrada días pasados en Bruselas por el Comité Permanente de Médicos Europeos (CPME), a la que asistió una delegación española, presidida por Guillermo Sierra, presidente de la OMC, acompañado del vicepresidente, Manuel Sánchez García, y de los presidentes de los Colegios de Álava, Sala manca, Soria y Zaragoza. Uno de los principales temas debatidos fue el de la eutanasia.

En la declaración, apoyada por la OMC, se indica que ?el deber principal de un médico y de su equipo con respecto al cuidado de los pacientes terminales consiste en facilitar toda la gama de cuidados paliativos. Esto incluye aliviar o prevenir el sufrimiento y dar al paciente la asistencia necesaria para proteger o mejorar su calidad de vida. Los conocimientos y la conciencia del médico se concentran en cumplir esta obligación?.
Afirma que ?no es ético tomar medidas cuya finalidad sea terminar deliberadamente con la vida de un paciente, tanto si son a petición del mismo o de sus familiares como si no?. El CPME ?anima a todos los médicos a no participar en la eutanasia, aunque sea legal en su país o esté despenalizada en determinadas circunstancias?.
Al mismo tiempo, el Comité Permanente hace tres declaraciones importantes:
- ?El paciente tiene derecho a su autonomía, incluso a rechazar procedimientos diagnósticos, tratamientos o alimentación?.
- ?El tratamiento médico de apoyo vital puede abandonarse o no empezar en función de los deseos expresados por el paciente?.
- ?La dignidad del paciente y su derecho a la intimidad deben respetarse siempre?.